Hemorragia Nasal o Epistaxis

0

BrokenNoseAntes de publicar el primer articulo de este nuevo año 2011, les deseo un feliz año nuevo, esperando que tengan un buen año no como el 2010 lleno de alegrías y nuevos logros para todos.

Bueno, este articulo se trata sobre la Epistaxis o Hemorragia Nasal y como es el tratamiento en casa.

La epistaxis se define como toda hemorragia con origen en las fosas nasales y el nombre tiene su origen en el griego y significa “fluir gota a gota”. Recordar que la epistaxis no es una enfermedad, mas bien es un sintoma.

Las epistaxis se clasifican en anteriores y posteriores. En las epistaxis anteriores, que suponen el 90% del total, el punto sangrante se encuentra normalmente en la mucosa de la región anterior del tabique nasal, en una región rica en vascularización debido a un plexo venoso conocido como plexo de Kiesselbach. En el caso de las epístaxis anteriores, el signo más frecuente es la emisión de sangre a través de un orificio nasal.

Las epístaxis posteriores son menos frecuentes y suponen aproximadamente un 10% del total. El sangrado a través de las fosas nasales es menos frecuente y el signo fundamental es la caída de sangre a través de la faringe y la deglución de la misma. Esta caída de sangre se evidencia pidiendo al paciente que abra la boca dejando la lengua dentro y observando sangrado activo por detrás de la úvula.Las epixtasis posteriores pueden ser originadas por las arterias etmoidales y las esfenopalatinas.

La epistaxis puede ser causada por un traumatismo, irritación o resequedad del revestimiento de la nariz, rinitis alérgica, resfriados o sinusitis. Otras causas pueden ser la obstrucción nasal como en el caso de un tabique desviado u objetos extraños en la nariz. En la mayoría de los casos la epistaxis comienza en el tabique, el cartílago vertical que separa las cámaras nasales y está revestido de vasos sanguíneos frágiles. Esta forma de epistaxis no es grave y suele ser fácil de detener. Se debe buscar ayuda médica si el sangrado persiste después de 15 a 20 minutos del tratamiento, si hay recurrencia de la epistaxis, si la sangre drena persistentemente hacia la garganta o si se sospecha una lesión seria en el cuello o la cabeza.

Tratamiento en Casa

Hemorragia-nasal

  • Siéntese derecho con su cabeza ligeramente inclinada hacia delante.
  • Comprima la punta de su nariz durante 5 minutos mientras respira por la boca. (NUNCA INTRODUZCA ALGODÓN U OTRO ELEMENTO EN LA NARIZ)
  • Si el sangrado remite, entonces vuelva a comprimir su nariz durante 8-10 minutos. Esto permitirá el cese definitivo de la hemorragia.
  • Aplicar un cubito de hielo sobre la nariz favorece que fluya menos sangre por la zona y por tanto puede ayudar también a un control más eficaz del sangrado.
  • No se suene la nariz durante las 12 horas siguientes de haber cedido el sangrado. Esto ayudará a que la sangre seca mantenga taponado el punto de sangrado.
  • No se trague la sangre. Puede provocarle nauseas o vómitos, o podría enmascarar una pérdida de sangre mayor.
  • Si sufre hemorragias nasales frecuentes es obligatorio acudir a un servicio de urgencia (S.A.P.U) o a la posta mas cercana.

Tratamiento en Urgencias (S.A.P.U)

Por lo común, si la hemorragia es prolongada, al asistir al servicio de urgencias, el médico revisará la hemorragia, para verificar si es anterior o posterior, para poder determinar el tratamiento a seguir.

También es importante que si usted ha consumido algún tipo de fármaco como la heparina o la aspirina que son anticoagulantes, indicarlo al médico que lo esté revisando.

El procedimiento más común que se realiza es sellar la fuente del sangrado con una sustancia química para prevenir que vuelva a sangrar suceder una hemorragia nasal. Ej: Torula con adrenalina.

Si la epistaxis no cede podría ser necesario realizar un taponamiento permanente, o en otros casos realizar una operación para ligar el vaso sanguíneo que aporta sangre a la zona hemorrágica. Si el sangrado es causado por otra enfermedad, como pueda ser una subida grave de presión, es muy importante elegir el tratamiento adecuado de esa enfermedad para evitar la repetición de nuevos episodios de sangrado nasal y prevenir el resto de consecuencias asociadas a tal enfermedad.

Share.

About Author

Deja un comentario